Close
¡Bienvenid@! ( o ) English
Pinit fg en rect gray 20

Las 5 cosas que realmente tienes que saber sobre los condones internos

A primera vista se ven raros... pero una doble protección contra las ITS y el embarazo es algo que vale la pena considerar.

Puede que te hayas dado cuenta que en los últimos años el condón interno ha sido renovado y se ha vuelto más económico y, digamos, menos chillón. La versión renovada se llama FC2, siglas que representan las palabras en inglés “female condom 2”, que como imaginas quieren decir ‘condón femenino 2”. Con menos chirridos y a un precio más bajo, este subestimado método anticonceptivo ofrece en realidad muchas más ventajas.

1) Los condones internos son divertidos para los juegos previos.

Poner un condón interno puede ser una manera muy sexy de comenzar a calentar el ambiente. Frotar el anillo interior alrededor de la vulva y el clítoris durante el proceso de inserción puede agregar unos toques extras de excitación, lo que también puede ayudar a que tu pareja comience a calentar los motores. Y debido a que los condones internos están hechos de nitrilo sin látex (caucho sintético), estos se calientan con la temperatura de tu cuerpo (además, ¡son seguros para las personas alérgicas al látex!)

2) Los condones internos hacen más placentero el sexo para ambos.

Durante el sexo vaginal, el anillo exterior del condón interno frota el clítoris mientras que el anillo interior estimula la cabeza del pene. El condón interno es muy amplio y viene prelubricado, lo cual se siente mejor según algunos muchachos. Si tienes ganas de sacar tu lado salvaje, la buena noticia es que el condón interno es seguro para usar con lubricantes tanto de agua como de silicona.

3) Los condones internos proporcionan doble protección contra las ITS y el embarazo.

Los condones internos previenen tanto el embarazo como las ITS, y permiten que las mujeres tomen el control de su salud sexual. Algunas mujeres dicen que su autoestima mejora cuando usan condones internos, lo que puede aumentar la comodidad y mejorar el sexo. El condón interno puede ser insertado hasta ocho horas antes de tener sexo, así que no es necesario pedirle a tu pareja que te lo ponga en plena faena. La proactividad en cuanto al uso personal del condón garantiza que siempre haya protección, sin importar a donde te llevan tus aventuras sexuales.

4) Los condones internos no son solo para el sexo vaginal.

Además del sexo vaginal, los condones internos pueden ser usados durante el sexo anal como una gran opción para la prevención de ITS. Algunas personas recomiendan sacar el anillo interior antes insertar el condón. ¡Recuerda que los lubricantes tanto de agua como de silicona se pueden usar al mismo tiempo de forma segura!

5) La inserción no tiene que ser incómoda.

De pie, acostad@, en cuclillas, sentad@… y no, no estamos hablando de posiciones sexuales. Estas son solo algunas de las maneras en las que puedes insertar el condón interno (nota: ¡puede que tengas que intentarlo un par de veces para lograrlo!). Puedes ponértelo sol@ o con tu pareja durante los juegos sexuales, o insertarlo antes de que las cosas se calienten para que no tengas que interrumpir el momento. ¿List@ para dar el salto? Algunas farmacias venden condones internos (¡un gran reconocimiento a Walgreens!), pero ni en sueños son iguales de fáciles de conseguir que los preservativos masculinos. Pedirlos en línea puede ser una buena opción, o quizás puedas encontrar una clínica cerca de ti que los tenga.

add new comment