Close
¡Bienvenid@! ( o ) English
Pinit fg en rect gray 20

Hablar con tu compañía de seguro médico: Una introducción

No será la conversación más deseada, pero estos consejos harán que todo sea más fácil.

ACTUALIZACIÓN: El periodo de inscripción para el 2019 de la Ley de Cuidado de Salud (ACA) se extiende desde de 1 de noviembre 2018 hasta el 15 de diciembre 2018. Para más información.


Conseguir lo que necesitas de tu compañía de seguro médico puede ser difícil, complicado y algunas veces verdaderamente frustrante. Pero vale la pena. En parte gracias a la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés), también conocida como ObamaCare, tu plan de seguro médico puede ayudarte enormemente a estar saludable, y a cubrir tus anticonceptivos sin gastos directos de tu bolsillo, como copagos y deducibles. (Por cierto, si no tienes seguro médico, puedes visitar CuidadoDeSalud.gov para explorar tus opciones.)

Existen muchos motivos diferentes por los cuales contactar a tu compañía de seguro, por ejemplo:

  • Para estar segur@ de que cubra tus medicamentos;
  • Para saber por qué recibiste una factura; o
  • Para asegurarte de que tu proveedor de cuidado de salud esté en tu red. (Explicaremos más acerca de esto a continuación.)

Hablar con tu compañía de seguro puede que no sea la cosa más agradable que tengas que hacer (de hecho esperamos que no lo sea), pero saber cómo ocuparte del asunto del seguro médico, será útil para tu salud y para tu bolsillo. Aquí te dejamos cuatro consejos que te ayudarán.

1. Habla por teléfono con una persona

Parece sencillo, pero a veces la parte más complicada es lograr que una persona (real) te atienda al teléfono. Probablemente el mejor horario para llamar a tu compañía de seguro es temprano en la mañana, porque el horario de punta va de las 11 de la mañana a las 3 de la tarde.

Consejos profesionales:

  • El sábado por la mañana es un buen momento para resolver el asunto sin tener que esperar tanto.
  • Ten tu tarjeta de seguro a la mano para tener la información de tu plan disponible cuando logres hablar con alguien. La tarjeta también tendría que contener diferentes números de teléfono en función de tus necesidades, así que asegúrate de llamar al número más apropiado de acuerdo con tu situación.
  • Algunas compañías de seguro médico tienen aplicaciones y/o líneas de chat, y en el sitio web de tu proveedor de seguro deberías poder encontrar las opciones relacionadas con servicio al cliente. Si tienes preguntas relativamente simples, estas alternativas pueden ser una manera más rápida de obtener respuestas en comparación a una llamada.

Si llamas, es muy posible que te hagan esperar en línea por un par de minutos, y a veces puede llevar mucho más tiempo. Desgraciadamente, lo único que puedes hacer es esperar. Si has estado esperando por un tiempo excesivamente largo (como horas), puedes intentar entrar en contacto con un superior de la compañía o registrar un reclamo con tu encargado estatal de seguros.

2. Sé amable, pero no temas en preguntar por un supervisor.

Estar a la espera es irritante, pero recuerda que no es culpa del representante. Cuando finalmente puedas hablar con una persona sobre tus necesidades, es importante ser educad@ y respetuos@. Entre más paciencia tienes, más simple será la conversación.

Si te parece que el representante con el que estás hablando no es capaz de ayudarte o no sabe demasiado sobre lo que estás tratando de averiguar, puedes preguntarle de manera educada si puedes hablar con un supervisor. No tengas miedo de hacerlo. A veces para resolver un problema es necesario hablar con la persona adecuada. Simplemente acuérdate de ser cortés y mantener la calma.

3. Aboga por tu causa

Trata de llamar desde un lugar tranquilo y sin distracciones para que puedas concentrarte en la conversación y comunicarte claramente. Recuerda, cuando se trata de tu compañía de seguro médico, debes abogar por ti mismo, así que es importante que te informes bien sobre tu pregunta o tu asunto. Por ejemplo, si llamas para ver si tu plan cubre los anticonceptivos, échale un vistazo a este organigrama antes. (Solo en inglés.) También puedes usar estas frases que te ayudarán a hablar con tu compañía acerca de tu cobertura. Además puede ser útil repasar cuáles son los tipos de anticonceptivos que tal vez no estén cubiertos.

Consejo profesional: Además de informarte bien por tu propia cuenta, es buena idea conservar apuntes sobre la conversación con tu compañía de seguro, incluyendo la fecha, el nombre y posiblemente el número del empleado con quien hablaste, el número de confirmación de tu llamada, y lo que se dijeron durante la conversación. Esto te servirá como referencia, pero también para protegerte en la eventualidad de que a lo largo del camino, algo salga mal con tu cobertura.

4. Pon tus asuntos en orden.

Es importante recordar que los planes de seguro médico no cubren todos y cada uno de los proveedores de cuidado de salud, y si vas a un proveedor que no está en tu red, puede que tengas que pagar una parte o todos los gastos directos de tu bolsillo. Por suerte, deberías poder encontrar esta información en el sitio web de tu compañía de seguro, pero es bueno llamar al proveedor de cuidado de salud que te gustaría ver para asegurarte de que su información esté actualizada. Y lo mismo va para las farmacias. Tendrás que asegurarte de que la farmacia que piensas utilizar esté en la red incluida por tu seguro médico para evitar confusiones con tu cobertura al momento de completar la receta.
Dato adicional: Si necesitas un determinado servicio o procedimiento y ningún proveedor incluido en tu red de seguro lo ofrece, puedes conseguir un permiso especial para acudir a un proveedor fuera de tu red. Pero recuerda que necesitas obtener un permiso por parte de tu compañía de seguro antes del procedimiento.

Descifrar tu plan de seguro médico puede llevar mucho tiempo y resultar complicado, pero si eres paciente, organizad@, y si estás bien informad@, te resultará más fácil. Si te parece que tu compañía de seguro médico no satisface tus necesidades, ten en cuenta el próximo período de inscripción a la cobertura médica para adquirir otro seguro. Tal vez cumples los requisitos para una inscripción especial (esto depende de tus circunstancias individuales), lo cual te permitirá cambiar de plan aunque la inscripción no esté abierta.

Te puede parecer como mucha información junta, pero en realidad el proceso se reduce a un poco de documentación y un par de llamadas. Así que ve por ello, es tuyo.

add new comment