Close
¡Bienvenid@!

EL ABORTO /

El aborto es un procedimiento médico legal, seguro y común. Aún así, en algunos estados puede ser todo un reto encontrar lugares donde lo realicen. Puede que tú o tus seres queridos tengan convicciones y posturas fuertes acerca del aborto, y eso es totalmente normal. Pero si eres tú quien está lidiando con un embarazo accidental y considerando la opción del aborto, lo más importante es tu sistema de valores personales y como tú te sientas al respecto. Independientemente de tus sentimientos, tú te mereces un espacio seguro en el que puedas reflexionar sobre tus opciones sin juicios ni suposiciones de otras personas que creen saber lo que es mejor para ti.

ver otras opciones

tipos de aborto

Con medicamentos

Esta es una opción durante las primeras 7 a 10 semanas de embarazo. Tu proveedor de cuidado de salud te da distintos medicamentos y tienes la opción de tomarlos en la clínica o en casa. Lo primero que hacen los medicamentos es impedirle a tu cuerpo que produzca una hormona necesaria para el embarazo y luego hacen que el embrión sea expulsado de tu útero. La duración del proceso varía y puede tardar entre unas pocas horas hasta algunos días según el caso.

Por aspiración

El aborto por aspiración es el procedimiento abortivo más común. Dependiendo del proveedor, el límite para realizar este tipo de aborto es entre 14 y 16 semanas después de tu última regla. El proveedor dilata el cuello de tu útero y remueve el embrión por medio de succión leve. El aborto por aspiración se realiza en una clínica, en un consultorio médico o en un hospital, y el procedimiento como tal generalmente tarda menos de 15 minutos.

Por dilatación y evacuación (D&E)

Si ya han pasado más de 16 semanas desde tu última regla, por lo general el aborto se realiza mediante un procedimiento llamado dilatación y evacuación, también conocido como D&E. El proveedor dilata el cuello de tu útero y remueve el feto por medio de succión y otros instrumentos. Un aborto por D&E se realiza en una clínica, en un consultorio médico o en un hospital y puede requerir dos visitas durante dos días.

A pesar de que la gente no habla mucho al respecto, aproximadamente 3 de cada 10 mujeres tienen un aborto durante sus vidas.

Personas de todas las edades y con diferentes orígenes e identidades de género pueden haber experimentado un aborto, y cada una de esas experiencias es completamente única. Escuchar las historias de los demás puede ayudar, pero no puedes esperar que la tuya sea la misma. Aunque hayas tenido un aborto en el pasado, tu experiencia física y emocional puede ser diferente esta vez.

Hablar con un proveedor

Si tienes un proveedor de cuidado de salud de confianza, no dudes en pedirle información sobre el aborto. Probablemente pueda ofrecerte servicios de aborto o una remisión. De lo contrario puedes contactar a la clínica más cercana que ofrezca servicios de aborto. Al momento de hacer la llamada, asegúrate de estar lista para responder preguntas sobre:

  • la fecha en la que te bajó la regla por última vez,

  • si sufres de alguna enfermedad, como el asma, o eres alérgica a algún medicamento

  • si tienes sobrepeso, o

  • si alguna vez te han hecho una cesárea.

Esta información les permite saber si pueden atenderte de forma segura o si necesitas que te vean en un hospital o centro quirúrgico. Por cierto, tú también puedes hacerles preguntas, así que por qué no preguntarles:

  • qué tipos de aborto ofrecen,

  • qué opciones de analgésicos o anestesia ofrecen,

  • cuánto cuesta un aborto en ese lugar y qué tipo de seguro médico aceptan,

  • cuántas veces vas a tener que ir a la clínica,

  • si puede ir contigo una persona de apoyo, y

  • si vas a necesitar que alguien te acompañe y te lleve a casa después del procedimiento.

A menudo las clínicas tienen que atender a muchos pacientes. No obstante, te deben tratar con respeto y responder tus preguntas de forma clara. Si no te gustó el primer lugar que llamaste, intenta con otro.

El aborto en los Estados Unidos

El aborto es legal en los Estados Unidos desde hace más de 40 años, pero sigue siendo el tema de acalorados debates políticos. La opinión pública está dividida y las personas se preguntan si el aborto debe ser legal y bajo qué circunstancias. Sus opiniones sobre el aborto pueden variar dependiendo de su religión o del lugar del país donde viven.

Toda esta controversia ha tenido como consecuencia grandes diferencias en las políticas estatales sobre el aborto. Tu lugar de residencia, el tipo de seguro médico que tienes, el mes en el que estás de tu embarazo y el hecho de ser mayor o menor de 18 años, son cosas que pueden definir lo fácil o difícil que te será encontrar un proveedor para poder realizar el aborto.

Muchos estados han aprobado leyes que pueden desacelerar el proceso de acceso a los servicios de aborto, como periodos obligatorios de espera o servicios especiales de orientación. Algunos estados no cuentan con muchos proveedores de aborto, así que probablemente tendrás que viajar, especialmente si tu embarazo está en un estado más avanzado. En algunos casos, puede que tengas que cruzar las fronteras estatales. Si tienes máximo 17 años, el estado en el que vives puede requerir la participación de un padre o guardián en tu decisión de abortar, o pedir la autorización de un juez para que puedas tomar la decisión por ti misma. El Instituto Guttmacher tiene toda la información sobre las leyes que rigen en cada estado.

Hay una regla general que aplica en prácticamente todas las situaciones: si tomaste la decisión de abortar, tienes que actuar rápido. Programar el procedimiento lo antes posible lo hará más económico y más fácil desde el punto de vista médico.

Algunos datos sobre el aborto

Estas son algunas cosas que debes saber sobre el aborto:

Investiga por tu lado

Nunca está de más asegurarte de que los lugares que ofrecen asistencia a personas con embarazos no planeados realmente proporcionan todos los servicios que según ellos realizan. Nuestra sección de Recursos es un buen lugar para empezar si estás buscando información confiable sobre el acceso a los servicios de aborto.

Para llevar a cabo un aborto, lo primero que tienes que hacer es programar una cita en una clínica o en un consultorio médico. En algunos casos se puede completar todo el proceso en una sola visita a la clínica. En otros, necesitarás una cita para el papeleo, pruebas de laboratorio, examen físico y sesión de orientación, y luego una cita más para el procedimiento como tal. El número de citas que necesites depende del número de semanas de embarazo que tengas, lo que estipulen las leyes en tu estado, y la forma en que tu proveedor de cuidado de salud preste sus servicios.

También es bueno saber que en algunas clínicas te puedes encontrar con manifestantes anti-aborto a la entrada, especialmente en días en los que se ofrecen procedimientos abortivos. Las clínicas donde se agrupan manifestantes a menudo también cuentan con acompañantes de apoyo que reciben a las pacientes fuera y las acompañan hasta entrar a la clínica. Si te preocupa tu comodidad y seguridad, pregunta sobre estas opciones cuando programes tu cita.

Aborto con medicamentos

Una vez que estás en la clínica o en el consultorio médico, normalmente tu proveedor de cuidado de salud extrae una muestra de sangre de tu brazo y realiza un examen y una ecografía para asegurarse de que seas candidata a un aborto con medicamentos. En el caso de serlo, te tomas un primer medicamento (mifepristona) y recibes instrucciones de cómo y cuándo tomarte el segundo medicamento (misoprostol). Es posible que te den otras opciones sobre dónde y cuándo tomar el primer y el segundo medicamento.

Generalmente te deben ofrecer una manera de contactar fácilmente a tu proveedor para recibir apoyo en caso de que lo necesites. Además, probablemente tu proveedor quiera verificar que vives relativamente cerca de la clínica y que tienes a alguien en casa que sabe que vas a llevar a cabo un aborto con medicamentos. Esto con el fin de garantizar que cuentas con la ayuda de alguien en el caso poco probable de que surjan complicaciones.

Asegúrate de preguntarle al proveedor cómo te podrá confirmar que el medicamento abortivo haya funcionado. Existe una pequeña pero importante posibilidad de que el medicamento abortivo no funcione, en particular si se ingiere más adelante en el embarazo.

Aborto por aspiración o D&E

Los procedimientos de aborto tanto por aspiración como por D&E siempre son realizados en una clínica, en un consultorio médico o en un hospital. Para ambos tipos de procedimientos, el aborto como tal generalmente tarda menos de 15 minutos, pero mientras te registras, esperas, hablas con los consejeros y proveedores, tomas los medicamentos, te realizan el procedimiento y te recuperas, el proceso completo puede durar varias horas o incluso todo un día.

Antes del procedimiento, probablemente tengan que sacarte sangre y realizarte un examen físico, por lo general acompañado de una ecografía en tu panza también. Si tienes más de 14 semanas de embarazo, puede que tu proveedor utilice laminaria o que te de un medicamento para ayudar a abrir (o dilatar) el cuello de tu útero. En ocasiones esto significa que vas a necesitar dos citas para que el cuello del útero tenga el tiempo suficiente de abrirse antes del procedimiento.

El lado físico

Los tres tipos de aborto funcionan más o menos de la misma manera. El embarazo es extraído o expulsado a través del cuello del útero, que es la abertura natural de tu útero por donde sale la sangre cuando te baja la regla.

La mayoría de personas dicen sentir fuertes calambres durante e inmediatamente después de un aborto. Durante un aborto con medicamentos, algunas también tienen náusea, vómito o una leve fiebre. Es común y normal tener un poco de sangrado hasta por dos semanas después de un aborto. También es común que el sangrado varíe de unas pocas manchas a un sangrado más fuerte que tus reglas normales.

Las experiencias emocionales relacionadas con el aborto son diferentes en cada uno de los casos. Algunas personas tienen la certeza de que el aborto es la decisión adecuada para ellas, mientras que otras no están del todo seguras o tienen sentimientos encontrados al respecto. Si eres tú la que está embarazada, la decisión debe ser tuya sin importar lo que estés sintiendo. Nadie tiene derecho a presionarte o forzarte a que tengas, o no tengas, un aborto, si esa es tu elección.

Es normal sentir emociones encontradas y que tus sentimientos cambien con el tiempo, incluso si estás totalmente segura de que el aborto es la decisión adecuada para ti. Estudios demuestran que el sentimiento más común que dicen experimentar las mujeres después de un aborto es de alivio. De las mujeres que dijeron sentirse tristes después de un aborto, la mayoría de ellas también sienten que abortar fue la decisión correcta. Es normal sentirse triste, feliz, aliviada, preocupada, o sentir cualquier otro tipo de emoción. Incluso es normal sentir un montón de cosas distintas a la vez. Pero sin importar lo que estés sintiendo, tú mereces el apoyo que necesitas.

Muchas personas pagan directamente de su bolsillo por los servicios de aborto, pero dependiendo de tu situación particular y el lugar donde vives, probablemente puedas obtener ayuda de tu seguro médico, Medicaid o de un fondo para el aborto.

Pagar en efectivo

El precio de un aborto realizado hasta las primeras 12 semanas de embarazo varía entre $190 y $1.800, dependiendo de los medicamentos y anestesia que necesites y el lugar donde te hagan el procedimiento (clínica, consultorio médico u hospital). Después de 12 semanas, el precio aumenta por cada semana que pasa y puede costar entre $400 y $4.200 o incluso más. La mayoría de clínicas te piden el pago completo por adelantado y aceptan tarjetas de crédito pero no cheques.

Si no tienes el dinero suficiente para pagar un aborto o si tienes problemas de confidencialidad, es posible que puedas conseguir ayuda en un fondo para el aborto. Los fondos para el aborto ayudan a las personas cubriendo el costo de los servicios de aborto y a veces incluso el de transporte y otros costos relacionados.

Medicaid, Medicare, Tricare y Indian Health Service

Desde el año fiscal de 1977, la Enmienda Hyde prohíbe la cobertura de los servicios de aborto por estos programas federales a menos que el embarazo sea el resultado de violación o incesto, o si la vida de la mujer está en peligro. Esta prohibición afecta a:

  • personas con Medicaid en varios estados y Washington DC;

  • personas discapacitadas con Medicare;

  • familias o individuos asegurados a través del gobierno federal, el ejército o el Cuerpo de Paz; y

  • nativos americanos asegurados a través del Indian Health Service.

Algunos estados cubren el aborto en casos de personas que tienen Medicaid a través de fondos estatales. Si vives en alguno de estos estados y cumples con los requisitos para recibir Medicaid, es posible que consigas un aborto de forma gratuita o a muy bajo costo.

Seguro médico privado

Muchos planes privados de seguro médico cubren el aborto y muchos otros no. En varios estados, y en muchos de los mercados de seguros médicos estatales establecidos por la Ley de Cuidado de Salud (también conocida como ObamaCare), los planes no permiten la cobertura del aborto. Para los planes ofrecidos en el mercado, el aborto solo se puede cubrir si se compra un “rider” especial (un “rider” es como un servicio complementario que tienes que comprar antes de quedar embarazada). Para más información sobre las leyes federales y estatales relacionadas con la cobertura del aborto, dale un vistazo a este informe publicado por la Kaiser Family Foundation.

La mejor manera de averiguar lo que cubre tu plan es llamando directamente a tu compañía de seguro médico. Si tu plan es a través de un miembro de la familia o cónyuge y no quieres que se enteren de tu aborto, quizás sea buena idea hablar con tu compañía de seguro y preguntarles sobre las opciones que ofrecen para proteger tu privacidad.

Solo tú puedes decidir lo que es mejor para ti, ¡y te mereces todo el apoyo que necesites a la hora de considerar tus opciones!

Si confías en tu proveedor de cuidado de salud, probablemente le puedes pedir información sobre el aborto y/o una remisión. Si no tienes un proveedor de cuidado de salud o no te sientes cómoda hablando sobre el aborto con tu proveedor, busca una clínica en la zona donde vives.

Existen algunos lugares distintos donde puedes encontrar información detallada sobre el aborto y remisiones a proveedores de servicios de aborto. Contáctalos a todos para asegurarte de tener información sobre todas las clínicas de la zona donde vives.

Si necesitas ayuda para financiar un aborto, visita el sitio web del National Network of Abortion Funds (Red Nacional de Fondos para el Aborto), o llama a la National Abortion Federation (Federación Nacional del Aborto) al 1-800-772-9100.

Para recibir apoyo emocional libre de prejuicios, dale un vistazo a:

  • All-Options, una organización que le brinda apoyo a las personas en todas las decisiones, sentimientos y experiencias relacionadas con el embarazo, la adopción, el aborto y ser padre. Llama a 1-888-493-0092.

  • El Pregnancy Options Workbook (Taller de Opciones de Embarazo) tiene preguntas y ejercicios que te hacen reflexionar sobre el embarazo, la adopción, el aborto y ser padre.

Si necesitas apoyo después de tener un aborto:

Solo tú puedes decidir lo que es mejor para ti, ¡y te mereces todo el apoyo que necesites a la hora de considerar tus opciones!

Abortar es una decisión absolutamente personal y la única elección correcta es la que tú crees que es la correcta. Aquí te compartimos algunas preguntas para tener en cuenta mientras estás tomando la decisión. Te recomendamos escribir las respuestas en un cuaderno o discutir las preguntas con personas con las que puedas compartir esta experiencia o con alguien que te pueda ofrecer apoyo imparcial.

  • Cuando piensas en tener un aborto, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza? ¿Cuál ha sido tu opinión sobre el aborto en el pasado?

  • Si ya eres padre, ¿te imaginas teniendo otro hijo ahora o en el futuro? Si no eres padre, ¿te gustaría serlo algún día? ¿Puedes imaginar tu vida con un hijo ahora?

  • ¿Has pensado en la adopción? ¿Cómo se relacionan tus sentimientos sobre la adopción con tus sentimientos y lo que piensas sobre el aborto?

  • ¿Cómo es tu relación con la otra persona involucrada en este embarazo? ¿Sabes lo que piensa esa persona sobre el aborto y otras opciones?

  • ¿Cuáles son tus valores en lo que respecta a ser padre, la adopción y el aborto? Si eres creyente, ¿existen recursos (enseñanzas o personas) que crees que te pueden ayudar a la hora de considerar tus opciones?

  • ¿Qué preguntas tienes sobre el aborto? ¿Dónde puedes encontrar respuestas francas e imparciales a tus preguntas?

  • ¿Qué tipo de apoyo práctico y emocional necesitas para tomar esta decisión? ¿Dónde puedes encontrar el apoyo que necesitas?

Find a health center near you.