Close
¡Bienvenid@! ( o ) English

LA ADOPCIÓN /

La adopción ha cambiado mucho durante los últimos 50 años. Hoy en día, muchas adopciones son abiertas, es decir que por lo menos hay algo de contacto continuo entre padre(s) biológico(s), el niño y la familia adoptiva. En otras palabras, dar a tu hijo en adopción no significa que tengas que despedirte para siempre y no saber nada nunca más. De hecho, tú puedes decidir qué tanto contacto quieres tener con la familia adoptiva de tu hijo. Por otra parte, es importante entender que ni la más abierta de las adopciones puede llegar a ser una experiencia de crianza compartida; es un acuerdo legal en el que renuncias definitivamente a tus derechos parentales.

ver otras opciones

tipos de adopción

Adopción abierta

En una adopción abierta, la familia biológica y la familia adoptiva están en contacto directo y cuentan con el apoyo de la agencia de adopción si lo necesitan. Decidir qué tanto contacto quieres tener es parte del acuerdo que logras con la familia adoptiva. “Contacto” significa distintas cosas para distintas familias. Algunas de las formas comunes de contacto consisten en compartir anualmente cartas y fotografías, tener llamadas y visitas periódicas, o incluso ir de vacaciones y celebrar ocasiones especiales juntos. Un acuerdo de adopción abierta permite la mayor flexibilidad a los cambios con el paso del tiempo, especialmente si un padre biológico quisiera tener más contacto en el futuro. En las adopciones abiertas, el niño puede crecer conociendo a su familia biológica.

Adopción semiabierta

En una adopción semiabierta (también conocida como adopción mediada), la información y las noticias entre las familias biológicas y adoptivas siempre pasan a través de la agencia de adopción. Si eliges este tipo de adopción, no podrás contactar a la familia adoptiva directamente y ellos tampoco te podrán contactar a ti. En la mayoría de los casos, las familias no comparten sus nombres completos ni sus datos de contacto.

Adopción cerrada

En una adopción cerrada, (también conocida como adopción confidencial), no se comparte ningún dato de identificación y no se permite ningún tipo de contacto entre la familia biológica y la familia adoptiva del niño. Por lo general, la información sobre la historia médica de la familia biológica es enviada a la familia adoptiva a través del abogado o la agencia que gestiona la adopción. Si eliges una adopción cerrada y tu hijo quiere contactarte en el futuro, encontrarte podría llegar a ser bastante difícil.

Cuando piensas en la adopción, probablemente imagines dar a luz y no volver a ver ni a escuchar a tu hijo nunca más. En los viejos tiempos, las adopciones cerradas eran la norma y esto sucedía a menudo.

Más recientemente, los expertos han llegado a la conclusión que lo mejor para todos los involucrados, y especialmente para el niño adoptado, es contar con información precisa y veraz, y una comunicación continua entre las familias biológicas y adoptivas. Por esta razón, actualmente la mayoría de adopciones son al menos semiabiertas. Generalmente esto significa que, como mínimo, los padres biológicos eligen a los padres adoptivos y las familias intercambian información básica, ya sea directamente o a través de la agencia. Más allá de eso, las familias pueden decidir juntas cuánto contacto continuo quieren tener. Cada caso de adopción es único y se basa en lo que los padres biológicos y las familias adoptivas acuerdan en principio para que la situación no se vuelva incómoda, de ahí la importancia de encontrar una familia adoptiva que comparta tus mismos valores sobre la relación y el contacto continuo.

Mantén tu mente abierta con respecto al futuro

Incluso si te preocupa lo difícil y doloroso que podría llegar a ser mantener una relación con la familia adoptiva de tu hijo, recuerda que tus sentimientos pueden cambiar con el tiempo. Elegir la opción de la adopción abierta puede ser la solución a tu necesidad inmediata de privacidad y recuperación, permitiéndote al mismo tiempo la posibilidad de un mayor contacto en el futuro. Los acuerdos de adopción cerrados o semiabiertos por lo general son menos flexibles, lo que significa que si en unos años quieres tener más contacto con tu hijo, podría ser difícil o incluso imposible modificar el acuerdo.

¿Qué es lo que hace una agencia de adopción?

Las agencias de adopción te pueden ayudar a encontrar una familia adoptiva que se adapte a tus preferencias y comparta tus mismos valores. ¿Cuánto contacto crees que vas a querer una vez termine el proceso de adopción? ¿Qué importancia tiene para ti que la familia adoptiva de tu hijo sea de cierta religión, raza u origen étnico o que tenga cierta estructura familiar? Todas estas cosas se tienen en cuenta. Las agencias también se encargan de un montón de tareas prácticas, como conectarte con servicios de salud para el embarazo y el nacimiento que puedas pagar, y proporcionar apoyo continuo a medida que las familias involucradas desarrollan la relación con el tiempo.

Existen abogados y facilitadores independientes que en ocasiones ayudan a tramitar adopciones, pero no olvides que los facilitadores no pueden finalizar un proceso de adopción. Generalmente los abogados y los facilitadores no hacen mucho para apoyar a las familias una vez la adopción se ha completado. Por su parte, una buena agencia de adopción (como las incluidas en la sección de Recursos) estará disponible para ayudar a las familias biológicas y adoptivas años después de que la adopción termine.

50 estados, 50 leyes de adopción

Es importante trabajar con una agencia de adopción o un abogado que te pueda ayudar a entender las leyes que aplican en el estado donde la adopción se va a llevar a cabo. Las adopciones están reguladas por leyes estatales, y cada una de ellas es un poco diferente a las demás. Las leyes pueden afectar varios aspectos de la adopción, tales como:

  • Qué derechos tiene un padre biológico en la decisión de renunciar a sus derechos parentales o participar en el proceso de adopción.

  • Cuánto tiempo tiene una madre biológica para cambiar de opinión después de que firma los papeles de adopción.

  • De qué manera se interpretarán los acuerdos de contacto entre las familias biológicas y adoptivas si surge un problema. En una adopción abierta, por lo general tienes que firmar un acuerdo de contacto que describe en detalle tus expectativas y compromisos sobre cuánto y qué tipo de contacto tendrán las familias biológicas y adoptivas. En algunos estados, estos acuerdos de contacto no son documentos legalmente ejecutables. Tu agencia te puede ayudar a averiguar si esto te puede afectar.

Independientemente del estado en el que estés, un proceso de adopción nunca podrá completarse antes de que nazca el bebé. Nunca deberías sentirte presionada ni obligada a aceptar un plan de adopción ni por tu familia, ni por la agencia de adopción, ni por un abogado, ni por la familia que quiere adoptar. Si te sientes presionada, visita la sección de Recursos para encontrar ayuda.

Dar a un niño en adopción es complicado, tanto legal como emocionalmente. Si sabes que quieres continuar con el embarazo, es normal necesitar un poco de tiempo para determinar si la adopción es la opción para ti o si quieres convertirte en mamá o papá. Mientras tanto, cuídate mucho: encuentra un proveedor de cuidado de salud y programa consultas prenatales. No tienes que contarle a tu proveedor que estás considerando la opción de la adopción a menos que quieras hacerlo.

Tú tienes los mismos derechos que cualquier otra persona a la hora de decidir sobre tus servicios de salud, tu embarazo y tu hijo hasta el momento en que se complete el proceso de adopción. Esto incluye dónde y cómo quieres que nazca tu bebé, y qué rol tendrán en el proceso otros miembros familiares y los padres adoptivos, si es el caso. Completar un acuerdo de adopción puede tardar un tiempo después del nacimiento del bebé, así que probablemente tendrás que tomar decisiones sobre cosas como la lactancia materna o la circuncisión.

Prepara bien tu respuesta

Si eliges la adopción, algo difícil con lo que probablemente tendrás que lidiar es la manera como las personas que se dan cuenta de que estás embarazada a menudo asumen de entrada que vas a criar a tu hijo. No hay maneras correctas o equivocadas de responder en esos casos, pero a veces es bueno tomarse un tiempo para considerar cómo quieres manejar este tipo de comentarios o preguntas.

La decisión sobre qué quieres compartir y qué prefieres que permanezca en privado depende totalmente de ti. Mantener asuntos en privado puede ser una manera de proteger tus emociones, pero si tienes a alguien en quien confías, ayuda muchísimo poder ser completamente honesta con esa persona y saber que puedes contar con ella. También es importante contar con una agencia que ofrezca información, orientación y otros tipos de apoyo para que puedas tomar tus decisiones sin que nadie te presione.

Sé paciente contigo misma

Dar a un hijo en adopción puede ser duro desde el punto de vista emocional, incluso bajo las mejores circunstancias. Puede que te decidas por la adopción cuando estás embarazada y luego sentir que debes tomar la decisión de nuevo una vez nace el bebé. Sentir dolor, tristeza y un profundo sentimiento de pérdida es común y totalmente normal, en particular durante el primer año después de la adopción. De ahí la gran importancia de trabajar con una agencia que te ofrezca información veraz y orientación de apoyo durante todo el proceso de adopción, desde el momento en que tomas la decisión y todos los años de ahí en adelante.

Los servicios jurídicos y de orientación relacionados con la adopción siempre deben ser gratuitos, independientemente de si decides dar a tu hijo en adopción o no al final del proceso. Si tu decisión es dar a tu hijo en adopción, una buena agencia te proporcionará apoyo y orientación de por vida.

A menudo la agencia de adopción o las personas que esperan poder adoptar al niño te ofrecerán ayuda para cubrir el costo de los servicios médicos y los gastos de subsistencia básicos como el alojamiento y la alimentación. Pagar a alguien por un niño no es legal, pero lo que sí es legal es cubrir los gastos relacionados con el embarazo y el nacimiento. Tú no estás obligada a aceptar ninguna parte de esta ayuda si te sientes incómoda. Si te preocupa no poder pagar los servicios de salud durante el embarazo y el nacimiento, puede que cumplas con los requisitos para recibir atención gratuita por medio de Medicaid.

Sin importar la cantidad de ayuda financiera que recibas de una agencia de adopción o de los padres adoptivos, no tienes la obligación de llevar a cabo la adopción. Hasta el momento en que se complete el proceso de adopción, tú tienes el derecho a cambiar de opinión.

Busca una agencia que te brinde apoyo incluso si al final decides que la adopción no es la opción adecuada para ti. Las agencias y los facilitadores que trabajan los temas de adopción de forma ética nunca te presionarán ni te forzarán a dar a tu hijo en adopción, independientemente de la etapa del proceso de adopción en la que estés.

Si te sientes presionada, tómalo como una señal de advertencia. No firmes ningún documento hasta que hayas tenido la oportunidad de hablar con un abogado independiente que solo te esté representando a ti y no a los padres adoptivos. Si la agencia o los facilitadores se niegan a proporcionarte tu propio asesoramiento jurídico, llama a Backline para que te remitan a otra agencia de adopción en la zona en la que vives. Bajo ninguna circunstancia estás obligada a continuar tu relación con una agencia o facilitador, incluso si ya te han prestado algunos de sus servicios.

Solo tú puedes decidir lo que es mejor para ti, ¡y te mereces todo el apoyo que necesites a la hora de considerar tus opciones!

Dar a un hijo en adopción es una decisión absolutamente personal y la única elección correcta es la que tú crees que es la correcta. Aquí te compartimos algunas preguntas para tener en cuenta mientras estás tomando la decisión. Te recomendamos escribir las respuestas en un cuaderno o discutir las preguntas con personas con las que puedas compartir esta experiencia o con alguien que te pueda ofrecer apoyo imparcial.

  • Cuando piensas en dar a un hijo en adopción, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza? ¿Cuál ha sido tu opinión sobre la adopción en el pasado?

  • ¿Qué sientes cuando piensas en convertirte en padre? ¿Tener un hijo (u otro hijo, si ya eres padre) es algo que quieres hacer algún día? ¿Puedes imaginar tu vida con un hijo ahora?

  • ¿Has pensado en el aborto? ¿Cómo se relacionan tus sentimientos sobre el aborto con tus sentimientos y lo que piensas sobre la adopción?

  • ¿Cómo es tu relación con la otra persona involucrada en este embarazo? ¿Sabes lo que piensa esa persona sobre la adopción y otras opciones?

  • ¿Cuáles son tus valores en lo que respecta a ser padre, la adopción y el aborto? Si eres creyente, ¿existen recursos (enseñanzas o personas) que crees que te pueden ayudar a la hora de considerar tus opciones?

  • ¿Qué preguntas tienes sobre la adopción y sobre cómo puede funcionar en tu caso? ¿Dónde puedes encontrar respuestas francas e imparciales a tus preguntas?

  • ¿Qué tipo de apoyo práctico y emocional necesitas para tomar esta decisión? ¿Dónde puedes encontrar el apoyo que necesitas antes y después de la adopción?

Find a health center near you.