Close
¡Bienvenid@! ( o ) English
Pinit fg en rect gray 20

Hablemos de efectos secundarios: ¿qué pasa con el sangrado?

Te encanta el efecto "a prueba de bebés" de tu método. El sangrado, no tanto...

por Grace Shih, MD, MAS
cerca de 8 años ago

Para mucha gente, las reglas pueden ser una molestia. Pero cuando son impredecibles y rebeldes, pueden convertirse en una verdadera carga. Algunos métodos anticonceptivos te ayudan a lidiar con las reglas irregulares, volviendo tus ciclos más regulares, haciendo que te lleguen reglas más ligeras o desapareciéndolas del todo. Sin embargo, algunos anticonceptivos pueden causar sangrados impredecibles, especialmente cuando empiezas a usarlos. ¿Por qué? ¿Y qué puedes hacer al respeto?

Todo es cuestión de estrógeno

El sangrado (o sangrado intermenstrual), es más probable que ocurra cuando el método anticonceptivo que usas tiene muy poco o nada de estrógeno. La hormona estrógeno ayuda a estabilizar el revestimiento del útero, también conocido como endometrio. Cuando hay poca cantidad de estrógeno, el endometrio puede expulsarse un poquito a la vez, lo que causa sangrado. Los métodos con una dosis baja de estrógeno incluyen marcas de píldoras con 35 microgramos de estrógeno o menos, es decir prácticamente todas las píldoras del mercado, además del parche y el anillo. Entre los métodos sin estrógeno o de solo progestina figuran la inyección (Depo), el implante (Nexplanon), el DIU con hormonas (Mirena, Liletta, Kyleena, Skyla) y la menos conocida mini-píldora.

Si acabas de comenzar a usar tu método, pueden pasar unos meses antes de que tu cuerpo se acostumbre a un nuevo patrón. ¡No te rindas todavía! Trata de continuar por tres meses. Mantén algunas toallas higiénicas en tu bolso, o regálate unas lindas bragas de color oscuro nuevas. En casi todos los casos, el sangrado causado por un nuevo método anticonceptivo desaparece con el tiempo. En el caso del implante, el sangrado no siempre desaparece por completo, pero la mayoría de la gente que lo usa tiene menos sangrado que antes, y a veces con el tiempo las reglas y el sangrado sí desaparecen por completo.

Si tienes sangrado con un método que has estado usando por más de tres meses y eso te molesta, tienes otras opciones:

  • Haz el cambio. Si estás tomando la píldora, puedes probar un tipo diferente. Las píldoras monofásicas tienen un solo nivel de estrógeno en las píldoras activas, mientras que los niveles de estrógeno de las píldoras multifásicas cambian a lo largo del ciclo (lee más sobre las diferencias entre los distintos tipos de píldoras). Quizás tengas más suerte tomando una píldora con una dosis ligeramente más alta de estrógeno, o una que proporcione estrógeno durante una parte diferente de tu ciclo.

  • Tómate unos días para restablecerte. Usar la píldora o el anillo sin parar de forma continua a menudo puede causar sangrado. Si usas uno de estos métodos de forma continua y el sangrado te molesta, una pausa de 3 a 4 días entre paquetes de píldoras o anillos te puede ayudar a restablecer tu cuerpo.

  • Prueba una solución a corto plazo. Si estás usando un método anticonceptivo de solo progestina como la inyección o el implante, tomar un medicamento como el ibuprofeno, píldoras anticonceptivas o píldoras de estrógeno de dosis baja durante unos días te podría ayudar. Tu proveedor de cuidado de salud te puede ayudar a decidir la mejor opción y el mejor momento para tomarlos. No te preocupes, tomar un poquito de estrógeno no presenta mayor riesgo desde el punto de vista médico y te puede dar la ayuda adicional que necesitas para mantener el revestimiento endometrial en su lugar.

Y si no es el estrógeno…

Si haces estos cambios y todavía sigues teniendo sangrado, puede ser algo que no tenga nada que ver con tus anticonceptivos. A veces el sangrado puede ser una señal de infección. Si tienes dolor abdominal o percibes cambios en tu flujo vaginal, definitivamente deberías consultarlo con tu proveedor de cuidado de salud. Puedes hacerte pruebas de infecciones de transmisión sexual (ITS) rápidas, fáciles y baratas en muchas clínicas, y para la mayoría de ellas, ¡lo único que tienes que hacer es orinar en un recipiente!

Otra posible preocupación relacionada con el sangrado es el embarazo. Si estás usando el implante o el DIU con hormonas, esto es muy poco probable ya que ambos métodos proporcionan una protección muy efectiva contra embarazos. Si usas la píldora y se te olvidó tomarte una, o si usas la inyección y se te hizo tarde para ponerte la siguiente inyección, es buena idea que te asegures de que no estás embarazada. El embarazo a veces provoca sangrado, sobre todo si se produce fuera del útero. Esto se llama un embarazo ectópico. Es poco frecuente (1 de cada 200 embarazos en mujeres menores de 30 años), pero puede ser potencialmente mortal. Puedes conseguir una prueba de embarazo para hacer en casa en cualquier farmacia por menos de $10, y quizás puedas conseguir una prueba de embarazo gratuita en tu clínica local.

Por último, hay un par de medicamentos que pueden afectar los niveles de hormonas en los anticonceptivos y causar el sangrado. Conoce cuáles son los medicamentos que pueden interferir con los anticonceptivos.

¿Y si todo parece estar bien pero todavía tienes sangrado?

Para la mayoría de las personas, el sangrado mejora con el paso del tiempo, pero de vez en cuando puede durar más de unos meses. Para algunas, tener reglas más ligeras o dejar de tenerlas por completo, además de usar un método que les funcione bien, puede ser una buena razón para lidiar con el sangrado, en particular porque existen distintas maneras para controlar el sangrado impredecible. Para otras, el sangrado impredecible es un punto no negociable. Si consideras que en efecto este es un punto no negociable, no sufras en silencio. Habla con tu proveedor de cuidado de salud sobre la posibilidad de cambiarte a un método que funcione mejor para ti.

Grace Shih, MD, MAS, es una médica de familia en Seattle, WA. Completó su residencia en medicina de familia en la Universidad de Brown y su beca de investigación en planificación familiar en la Universidad de California, San Francisco. Cuando no está con sus pacientes, la pueden encontrar cocinando, haciendo caminatas al aire libre o bailando salsa.

add new comment