Close
¡Bienvenid@! ( o ) English
Pinit fg en rect gray 20

Esa pequeña T: una guía paso a paso para obtener un DIU

¿Estás pensando en ponerte un DIU? Empieza por pensar en las siguientes preguntas.

por Claire Tighe
cerca de 5 años ago

Digamos que acabo de cortar la llamada de golpe, (apretando furiosamente el botón rojo del teléfono). Me senté en mi cama, en el departamento en el cual vivía durante el último año de la universidad, y llamé a todos los doctores en un perímetro de 30 millas a la redonda. Quería un DIU con todas mis fuerzas. El problema era que no sabía cómo conseguir uno.

Después de tres conversaciones con mi compañía de seguro médico (la música de espera se convirtió en la banda sonora de mis tareas domésticas) conseguí una lista de proveedores de cuidado de salud. Sabiendo muy poco acerca del sistema de salud (¿qué rayos es un deducible y cómo funciona?), y sin saber qué preguntar en cada oficina, llamé todos los números de la lista, algunos más de una vez. Las recepcionistas que estaban muy ocupadas, me hicieron una serie de preguntas como: ¿Mirena o ParaGard? (me resultó difícil entender la diferencia) ¿El último Papanicolaou? ¿Para el martes por la mañana? Y, ¿pagarás $700 en efectivo por el aparato? Entonces estaba claro qué parte de la investigación previa al DIU me faltaba.

Esto es lo que me gustaría haber sabido desde el principio: para obtener tu DIU de la mejor manera posible tienes que saber hacer las preguntas correctas.

Antes de empezar a hacer tus preguntas, tienes que estar convencid@ de emprender la vía del DIU. Saber con certeza que quieres probar el DIU te ayudará a superar los eventuales obstáculos en el camino hasta lograr obtenerlo. Bedsider tiene una guía interactiva súper divertida para restringir tus opciones en cuanto a métodos, la cual te ayudará a decidir si el DIU es para ti. También te recomiendo el juego de preguntas Planned Parenthood My Method quiz (solo en inglés). Recuerda que los juegos, las guías y los proveedores de cuidado de salud están ahí para ayudarte, pero en últimas eres l@ que sabe lo que necesitas mejor que nadie.

1. ¿Qué tipo de DIU es mejor para mí?

Puedes elegir entre diferentes opciones. Mira la comparación de Bedsider de los dos DIU más comunes, ParaGard y Mirena, y lee sobre los nuevos DIUs, Skyla y Liletta. Es muy importante conocer las ventajas y los riesgos de cada uno de ellos para poder indicarle a tu proveedor cuál es el que prefieres y por qué.

2. ¿Dónde puedo conseguir un DIU? ¿Y cuánto me costará?

Si tienes seguro médico, vale la pena llamar a tu compañía de seguro. Asegúrate de pedirle la lista de los proveedores de cuidado de salud en tu zona que aceptan tu seguro y pregúntale a tu compañía de seguro qué es exactamente lo que tu plan cubre. ¿Cubrirá el valor del aparato? ¿Y las visitas para insertarlo, las pruebas (embarazo, hemoglobina o otras que tu proveedor solicite) y las otras revisiones de seguimiento? Con la nueva Ley de Cuidado de Salud vigente (también conocido como ObamaCare), la mayor parte de los planes deberían cubrir todos los anticonceptivos que fueron aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), sin gastos directos de tu bolsillo, pero no todas las compañías de seguro están al día con los cambios todavía. Algunas compañías de seguro te exigen que elijas un proveedor de cuidado de salud antes de indicarte los costos, lo que puede ser difícil si estás tratando de encontrar un proveedor que te cueste poco. Este paso puede que requiera un par de llamadas a diferentes oficinas.

Si no tienes seguro médico, algunos centros de salud como Planned Parenthood ofrecen descuentos y servicios gratuitos. Bedsider dispone de un instrumento que te ayudará a calcular tu elegibilidad, la cual es diferente según la zona en la que vives. (Quizás también quieras ver tus opciones para tener cobertura a través del mercado de seguros médicos.)

3. ¿Qué debería preguntarle a mi proveedor de cuidado de salud?

Es una buena idea descubrir cuánto sabe tu proveedor acerca del DIU, y hasta le puedes preguntar cuántos DIU ha insertado. También deberías descubrir si la oficina tiene dichos aparatos en existencia o no. (Este es el momento para especificar cuál quieres, mira el paso 1). El precio del aparato puede variar, asimismo el tiempo que necesitan para conseguir el DIU, si no lo tienen a mano.

¿Cuántas visitas requieren en total? ¿Piden que te hagas una prueba de embarazo, de hemoglobina, de ITS o un Papanicolaou antes? (Aquí explicamos por qué es importante conocer tu condición con respecto a las ITS antes de ponerte un DIU – solo en inglés). Algunos proveedores te harán las pruebas y te pondrán el DIU durante la misma visita. Por último, pregunta si tu proveedor prefiere que tengas la regla durante la inserción del DIU, ya que algunos proveedores aconsejan la inserción durante la menstruación para “la comodidad del paciente”. Después de haber insertado mi DIU, lo interpreté de esta manera, “el paciente ya está sangrando y con calambres o sea que sangrar y sentir calambres anómalos no le importará”. De todas formas, un buen proveedor debería ser capaz de insertar el DIU con seguridad, con o sin regla.

4. ¿Cómo me preparo para la inserción?

No vayas a ciegas: debes saber que el proceso puede llegar a ser doloroso como tal vez no. Y prepárate para lo inesperado. Algunas amigas me contaron que aún después de haber probado un par de veces, el DIU no quiso entrar. (Puede que esto tenga que ver con el grado de experiencia de tu proveedor, que es otra buena razón para averiguar cuántos DIUs ha insertado tu proveedor). Una manera genial de prepararte para la inserción es leer este artículo escrito por la Dra. María Isabel Rodriguez, que explica por qué la colocación puede llegar a doler (la sujeción y abertura del cuello del útero). A mí también me hubiera gustado haber tomado dos aspirinas antes, haber ido con ropa amplia y cómoda, haber llevado mis propios protectores diarios y haber tenido alguien que me acompañara.

5. ¿Cómo me cuido después de la inserción?

Asegúrate de fijar una visita con tu proveedor entre cuatro y seis semanas después de la inserción, para que pueda controlar que tu DIU esté en su lugar y para que asegure las tiras, si es necesario. (Si sientes muchos dolores continuos después de la inserción o secreciones apestosas, pueden ser señales de infección y tal vez quieras hablar con tu proveedor antes de la visita establecida). Lena Chen también tiene una sagaz guía paso a paso, que incluye el uso de almohadillas térmicas y evitar tener sexo salvaje por un tiempo (solo en inglés). Si te pareces un poquito a mí, querrás llevarte una botella de aspirina contigo y un par de protectores diarios por las dudas. Además puedes festejar con una taza de té caliente o con Nutella y Netflix, ¡ya tienes tu DIU!

Claire Tighe es una escritora que ha publicado artículos en The Village Voice, Bitch, Rewire, Belt Magazine y otras publicaciones. No hace más sino hablar de anticonceptivos a donde quiera que vaya. Lee más en clairetighe.com o síguela en @ecofeminismo.

add new comment