Close
¡Bienvenid@! ( o ) English
Pinit fg en rect gray 20

Cómo evitar 6 problemas comunes relacionados con los preservativos

¿Tienes problemas con los preservativos o condones? Primero, no te rindas. Segundo, asegúrate de usar los preservativos adecuados y de la manera adecuada.

A tod@s nos ha pasado. La temperatura va subiendo y ambos saben exactamente lo que quieren. Uno de los dos susurra esas tres famosas palabras: “¿tienes un condón?” y el otro saca uno (o, mejor aún, varios) de manera triunfante. Estás disfrutando feliz cuando de repente te das cuenta que el preservativo se rompió o se salió…

Los condones son baratos, fáciles de usar y ofrecen protección contra las ITS y los embarazos accidentales. Pero hay un solo problema: solo funcionan si los usas correctamente. Para ayudarte a lograr esto, nos asociamos con Melissa White, CEO y fundadora de Lucky Bloke, para contarte cómo evitar los seis problemas más comunes que suceden con los preservativos

1. ¡Auxilio, Ayuda, se me rompió el condón!

La buena noticia es que hay muchas maneras de reducir la probabilidad de que un preservativo se rompa. Si alguna vez te toca lidiar con una situación como esta, debes hacer lo siguiente.

¿Y ahora qué? Si te das cuenta inmediatamente (antes de que ninguno de los dos esté cerca del clímax) que el preservativo se rompió, puedes tirar el preservativo roto y probar con otro. Sin embargo, antes de comenzar otra vez, debes asegurarte de que no haya algo mal con tu caja de condones. ¿Están intactos los envoltorios? ¿Ya pasó la fecha de vencimiento de los preservativos? ¿Estuvieron expuestos a calor o frío extremo? Si no, puedes utilizar un preservativo nuevo y simplemente estar bien pendiente por si se vuelve a romper.

Si crees que existe la mínima posibilidad de líquido preseminal o eyaculación, lo más seguro es tomar un anticonceptivo de emergencia (AE). Puedes tomar un AE hasta cinco días después de tener sexo sin protección, pero la mayoría de estos funciona mejor entre más rápido te lo tomes. Aquí te contamos cómo conseguirlos. También te recomendamos hacerte una prueba de infecciones de transmisión sexual (ITS) si no estás segur@ de la historia sexual de tu pareja (y recuerda, ¡es completamente imposible saber si una persona tiene una ITS solo con mirar!)

Para que no vuelva a suceder: los preservativos pueden funcionar muy bien si se usan bien. Si se te rompió el condón, estas son algunas cosas que debes tener en cuenta para asegurarte de que no vuelva a suceder.

  • Tamaño. Cuando a alguien se le rompen los preservativos en repetidas ocasiones, esto puede pasar porque el preservativo es demasiado pequeño. Sin embargo, esto no significa que un chico siempre tenga que usar un preservativo de tamaño grande. Un tipo diferente de tamaño estándar (o medio) puede funcionar bien.

  • El Lubricante. Usar lubricante puede hacer que el uso de un preservativo sea mucho más placentero. Consejo profesional: aplica una pequeña cantidad de lubricante en el pene antes de ponerte el condón (si usas un preservativo del tamaño adecuado, esto no debería causar que el condón se deslice). Aplica una buena cantidad de lubricante en el exterior.

  • El envoltorio. Es importante asegurarse de abrir el envoltorio del preservativo con mucho cuidado. Sabemos que puede ser tentador abrir el envoltorio rasgándolo o usando los dientes para evitar que las cosas se enfríen, pero si lo abres mal puedes romper el condón.

  • Al Ponérselo. Para asegurarse de ponerse el preservativo correctamente, asegúrate de pellizcar la punta mientras lo desenrollas. ¡Es importante dejar espacio para el producto final!

2. Ay no… parece que algo se escapó del preservativo.

Si notas que hay semen en cualquier parte fuera del preservativo mientras tienes sexo o cuando terminas, es momento de tomar medidas adicionales para asegurarte de no quedar embarazada.

¿Y ahora qué? Una vez más, tomar AE lo antes posible es la mejor manera de reducir el riesgo de un embarazo accidental. Si no conoces la historia sexual de tu pareja, hacerte una prueba de ITS puede ser una buena idea.

Para que no vuelva a suceder: si notas alguna filtración de semen desde la base del preservativo, probablemente sea demasiado grande. Esto sucede más a menudo de lo que imaginas, ya que el 35% de los hombres requieren un preservativo más pequeño del tamaño estándar. Pocas veces encuentras preservativos más pequeños en tu tienda local, pero puedes conseguirlos a través de sitios web como Lucky Bloke, Condomania y Condom Jungle. Solo con cambiarte a un tamaño de preservativo que se ajuste bien puedes evitar que te pase esto en el futuro. Si usas condones de tamaño estándar, prueba con los pequeños. Si usas preservativos grandes, prueba con los estándar.

Si hay alguna filtración de semen por la punta o en el medio, podría haber alguna rasgadura. Para eso, dale un vistazo a la sección de arriba sobre los preservativos rotos.

3. El preservativo se salió… ¡y se quedó atascado!

Eso puede ser aterrador, especialmente si no logras encontrar y recuperar el preservativo. No entres en pánico.

Y ahora qué? Si el preservativo se sale, ya lo sabes, llegó el momento de tomar AE y hacerte una prueba de ITS. Si se queda atascado dentro de ti o de tu pareja, este es el consejo que nos da la revista Cosmopolitan: “recuéstate, relájate, e inserta uno o dos dedos dentro de ti y trata de sacarlo”. No entres en pánico si sientes que es difícil sacar el preservativo, con suerte saldrá por sí solo después de un rato. Si no es así, acude a tu proveedor de cuidado de salud para que te lo saque.

Para que no vuelva a suceder: este es otro tipo de situación en la que el preservativo probablemente sea demasiado grande. Prueba con un tamaño más pequeño.

4. El preservativo no se siente bien y no hay señales de erección por ningún lado.

Si un preservativo es demasiado ajustado o se siente incómodo, él puede perder su erección. No es culpa tuya, es culpa del preservativo, así que no te avergüences, ¡todavía puedes salvar la noche!

¿Y ahora qué? Siempre está la clásica salida a medianoche para conseguir otro tipo de preservativo en la tienda de la esquina, pero si esa no es una opción, más bien opta por una buena acurrucada viendo una película y la próxima vez vuelve preparad@.

Para que no vuelva a suceder: una vez más, todo es cuestión del ajuste. Incluso si el preservativo no queda demasiado apretado, a veces simplemente se siente incómodo. Una buena manera de evitar que esto suceda es probar con distintos tipos de condones (¡eso suena bien!). Si crees que el tamaño puede ser el problema, Lucky Bloke tiene un muestrario de preservativos llamado “Not Sure What Size To Buy” (No estoy seguro de cual tamaño debo comprar). También ofrecen varios otros muestrarios si lo que quieres es explorar tus opciones. Además, puedes pedir paquetes surtidos a través de muchas otras tiendas en línea como Amazon, Condom Jungle, Sustain, y Condomania.

5. Creo que somos alérgic@s a los preservativos…

Si están en plena faena y uno de los dos comienza a sentir comezón o irritación, puede ser una reacción alérgica al condón que estás usando.

¿Y ahora qué? Descansa un momento y deshazte del preservativo que estás usando, ¡esa irritación no se la recomendamos a nadie! Ve a tu proveedor de cuidado de salud para averiguar qué es lo que está pasando ahí abajo.

Para que no vuelva a suceder: si eres alérgic@ al látex, hay unas muy buenas alternativas que te protegen de las ITS y el embarazo, y al mismo tiempo ofrecen increíble sensibilidad, una mayor sensación y excelente transferencia de calor. A pesar de estar incluidos en la categoría de los preservativos sin látex, ten en cuenta que los condones de piel de cordero no son ideales para todos ya que protegen contra el embarazo pero no contra las ITS como el VIH. Otros preservativos sin látex ofrecen doble protección contra el embarazo y las ITS.

6. ¿Pero y este pedazo de plástico para alimentos no funciona igual?

Todos sabemos de alguien que conoce a alguien que utilizó una bolsa de plástico aquella vez. Esa no es una buena idea. Parecería evidente, pero si estás caliente y no encuentras un preservativo por ninguna parte, un pedazo de de plástico podría comenzar a sonar factible. Si la situación llega hasta el punto en el que tienes que tomar una decisión espontánea sobre si usar cualquier cosa que te sirva de preservativo que no sea un preservativo de verdad, esto es lo que debes hacer.

¿Y ahora qué? Detente ahí mismo. Cualquier material que no sea un preservativo de verdad no funciona para prevenir el embarazo y protegerte contra las ITS. Una salida espontánea a la tienda para comprar preservativos puede ser la solución. ¡Ni te imaginas la cantidad de sitios donde puedes encontrar preservativos!

Para que no vuelva a suceder: tu mejor opción para prevenir este problema en el futuro es tener preservativos siempre contigo. Son fáciles de llevar en los bolsillos y bolsos, y además estar preparado te hace ver más sexy. Solo asegúrate de no mantenerlos demasiado tiempo en el bolsillo o el bolso y de no exponerlos a temperaturas extremas.

Lo que hemos aprendido…

La mayoría de estos percances podrían evitarse simplemente utilizando preservativos del tamaño adecuado. Si tu pareja necesita un condón de otro tamaño, puede ser incómodo abordar el tema. “Mi sugerencia siempre es enfocarse en el aspecto del placer, es decir que ambos se benefician”, dice Melissa. “Si usan un preservativo del tamaño adecuado que se ajuste bien, podrán enfocarse en ustedes y no en el preservativo.”

Si estás teniendo problemas con los preservativos, la solución en la mayoría de los casos es buscar un mejor tamaño y ajuste (o un preservativo de mayor calidad). Y si quieres explorar tus opciones de preservativos, Lucky Bloke está ofreciendo un 25% de descuento en todos sus productos con el código de cupón BEDSIDER.

add new comment