Close
¡Bienvenid@! ( o ) English

Anticonceptivos para madres lactantes

¿Acabas de tener un bebé? ¡Felicitaciones y suerte! Ahora, ¿qué anticonceptivo usas?

Ahora que tu manojo de alegría ha llegado, es hora de acoger ese nuevo perfume de bebé y prepararte para ser mamá. Entre eso y tener que lidiar con las consecuencias de dormir poco, ir a la tienda en piyama, desplomarte en la cama inmediatamente después de la cena, y babear en público, ya tienes demasiado de qué preocuparte sin tener que estresarte por los anticonceptivos. Desgraciadamente, como algunas celebridades lo han aprendido a la fuerza, puedes quedar embarazada de nuevo enseguida después de haber tenido un bebé.

Tomarte una pausa después del embarazo es sin duda lo mejor para tu cuerpo, pero si no estás amamantando de manera muy particular, puedes ovular (o liberar óvulos) apenas tres semanas después de haber dado a luz. Entonces, ¿qué debe hacer una mamá después de haber dado a luz? Para comenzar, te aconsejamos que le eches un vistazo al DIU, al implante o a la inyección como métodos anticonceptivos. Los tres métodos requieren escasa atención, son eficaces y seguros para las madres que dieron a luz de reciente y son idóneos durante la lactancia.

El DIU: el mejor amigo de una mamá después de haber dado a luz

Aunque pienses que tu almohada de lactancia sea tu nueva mejor amiga, ten en cuenta el DIU (dispositivo intrauterino) para agregarlo a tu lista. Actualmente, en los EE.UU. hay cuatro DIU a disposición: Mirena, que dura 5 años y contiene una baja dosis de hormonas, ParaGard de cobre natural, que dura 12 años y es libre de hormonas, Skyla, que dura 3 años y también contiene una baja dosis de hormonas y el más nuevo, Liletta, que es parecido a Mirena. Estos DIU son casi tan eficaces como hacerte ligar las trompas, pero puedes quedar embarazada tan pronto como te lo retiren. Te pueden poner un DIU inmediatamente después del parto (hasta lo pueden hacer en la sala de parto) o en tu control posparto.

El implante: cuatro años de libertad

El implante anticonceptivo (Nexplanon, anteriormente Implanon) es otra buena opción. Te insertará debajo de la piel en la parte inferior del brazo una varilla diminuta de 1½ centímetro que por cuatro años es 99,95% efectiva en la prevención del embarazo. También te lo pueden poner antes de que dejes el hospital o a tu control posparto.

La inyección: después de haber dado a luz, la inyección te parecerá una cosa simple

Para algunas mujeres, la idea de tener algo dentro del brazo o útero no resulta muy atractiva. La inyección anticonceptiva Depo-Provera, que dura tres meses, puede llegar a ser un buen compromiso. Es altamente efectiva en la prevención del embarazo, siempre y cuando te la apliques a tiempo cada tres meses. Otra cosa a tener en cuenta es que la inyección es el único método anticonceptivo que provoca el aumento de peso en algunas mujeres, o sea que si estás pensando en perder los kilos del embarazo, puede que esta opción no sea ideal.

Pero yo siempre tomé la píldora…

Aunque te encuentres a gusto usando la píldora, el parche o el anillo, no son la mejor opción después de haber dado a luz. Los anticonceptivos hormonales combinados (con estrógeno y progestina) aumentan levemente el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos en tus vasos sanguíneos. Los dos meses que siguen después del parto son un período en el cual las mujeres están por naturaleza más expuestas a la formación de coágulos sanguíneos. Entonces, si estás convencida en seguir con la píldora, el parche o el anillo, tienes dos alternativas:

1) Puedes esperar hasta el control posparto, que será aproximadamente tres semanas después del parto, para empezar a usar la píldora, el parche o el anillo. Eso quiere decir que si tienes sexo antes del control tendrás que usar el preservativo o algún otro método.

2) Puedes tomar la píldora a base de progestina únicamente, o sea la mini-píldora, directamente después de haber dado a luz. La mini-píldora no contiene estrógeno, que es el ingrediente presente en los anticonceptivos hormonales combinados y que aumenta el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos. Sin embargo, tienes que tomar la mini-píldora siempre a la misma hora para que esta sea efectiva. Con un recién nacido en casa, recordarse de hacer cualquier cosa a la misma hora cada día, es casi tan probable como dormir bien por una noche.

Hay muchas opciones geniales. Habla con tu enfermer@ o doctor@ para encontrar el mejor método para ti después de haber dado a luz.

Jessica Morse es una obstetra/ginecóloga de la Universidad de North Carolina (UNC), donde trabaja junto con otros médicos residentes proporcionando una amplia gama de servicios de salud reproductiva. Su principal interés de investigación es garantizar que las mujeres usen los anticonceptivos que quieran, cuando quieran. Vive en Durham, NC, con su esposo y su hijo juguetón de 5 años, donde pasan sus fines de semana haciendo excursiones, divirtiéndose en parques infantiles y explorando la “Bull City”.

add new comment