Close
¡Bienvenid@! ( o ) English
Pinit fg en rect gray 20

5 preguntas para hacerte antes de dejar de usar tu anticonceptivo

¿Estás pensando en cambiarte de método anticonceptivo? Comienza a hacerlo respondiendo las siguientes preguntas.

por Claire Tighe
cerca de 3 años ago

Cuando me puse el DIU hace tres años, me enamoré de inmediato de este método. Bueno, casi de inmediato. Durante las primeras horas después de la inserción, quedé acurrucada en el sofá en un par de pantalones de yoga con un libro, esperando que se calmaran los cólicos. Pero después de eso, mi relación con mi nuevo ParaGard fue prácticamente puro amor. Para ese momento en mi vida, fue el método anticonceptivo perfecto para mí.

La única vez que tuve que pensar en el dispositivo fue antes de que me lo insertaran. Después de eso quedé lista hasta por doce años. Aparte de mi examen anual, no tuve que ir a chequeos periódicos con un proveedor de cuidado de salud. No tuve que estar pagando consultas ni recetas nuevas constantemente. Y lo mejor de todo, el ParaGard es un método anticonceptivo sin hormonas, lo que significa que mis hormonas naturales siguieron felices haciendo lo suyo sin interferir con mi espontaneidad.

1. ¿Perdiste el amor que sentías por tu método?

Saltemos tres años al futuro: la luna de miel con mi DIU había llegado a su fin. Sentía mucho dolor antes de que me bajara la regla y también en otros momentos. Pensaba en el DIU todos los días, algo que precisamente era lo que quería evitar cuando decidí utilizar este método. Durante algunos meses logré manejar el malestar porque, bueno, el DIU me salió gratis y ya estaba puesto en su lugar. Y aunque sabía que tenía varias opciones de otros métodos anticonceptivos para elegir, no había ninguno en particular que hubiera querido usar en ese momento.

Estuve pensándolo y cambiando de idea durante meses antes de que finalmente lo decidí: a pesar de ser una opción práctica desde el punto de vista logístico y económico, tener un DIU simplemente no valía la pena teniendo en cuenta la incomodidad y el malestar que estaba experimentando a diario. Fue el momento de reevaluar mis opciones.

2. ¿Ya hablaste con tu proveedor de cuidado de salud?

Después de algunos meses de molestias continuas con el DIU, finalmente decidí hablar con un profesional. No estaba segura si el dolor que estaba sintiendo era normal o si el DIU todavía estaba en el lugar correcto. Aunque parezca una molestia dedicarle tiempo a una cita imprevista, hablar con tu proveedor de cuidado de salud puede ayudarte a averiguar si lo que estás sintiendo es causado por tu método, y a considerar si otro método podría ser mejor para ti.

Si vas a programar una cita con un proveedor para discutir la posibilidad de cambiarte de método, piensa en si estarías list@ para hacer el cambio mientras estés allí. Dependiendo de tu acceso a los servicios de salud, disponibilidad de tiempo y cobertura de tu seguro médico, puede que sea más fácil hacerlo así. Si crees que vas a querer cambiarte de método durante tu visita, avísale con anticipación a tu proveedor de cuidado de salud.

Cuando me quitaron el DIU, preparé el terreno desde antes con mi proveedora al avisar en su consultorio que probablemente quería que me quitaran mi DIU al momento de programar la cita. Durante mi visita, la proveedora y yo decidimos hacer un examen manual y una ecografía para asegurarnos de que el DIU estuviera en el lugar correcto (de no ser así, esa podría haber sido la causa de mi malestar). El DIU estaba exactamente donde debía estar pero todavía me estaba causando problemas, así que decidí quitármelo durante esa visita y ahorrarme un segundo viaje.

3. ¿Han cambiado tus necesidades de salud?

Piensa en cuánto has crecido o cambiado desde que comenzaste a usar tu método. Tal vez tienes una nueva pareja, un nuevo plan de seguro médico, o quizás el acceso a tu proveedor de cuidado de salud o farmacia ha cambiado desde entonces. Parte de mi amor por el DIU tenía que ver con lo fácil que era mantenerlo mientras vivía lejos de mi proveedor. Después de mudarme a una nueva ciudad, mi acceso a los servicios de salud cambió, lo que me motivó a considerar otras alternativas.

4. ¿Es este el momento adecuado?

Como estás pensando en cambiar de método anticonceptivo, las siguientes son algunas preguntas adicionales que pueden ayudarte a decidir:

  • ¿Estás considerando quedar embarazad@ pronto?
  • ¿Vas a estar de viaje o lejos de tu proveedor de cuidado de salud?
  • ¿Hay algún cambio en tu seguro médico a la vista?
  • ¿Hay una gran diferencia en términos de precio entre el método que utilizas ahora y el que estás considerando usar?
  • ¿Necesitas cobertura de seguro médico o programar una visita con un proveedor para cambiar tu método anticonceptivo?

Si te acaban de insertar un DIU o si cambiaste recientemente de método, date un poco de tiempo para adaptarte. En mi caso personal con el DIU, noté que me tomó unos cuantos ciclos menstruales antes de que supiera qué esperar. Algunas personas que usan el ParaGard dicen que tienen cólicos más fuertes, reglas más intensas y un síndrome premenstrual más intenso. Durante los primeros meses me dieron cólicos esporádicos durante todo mi ciclo, pero al final desaparecieron.

Si has estado usando el mismo método por un tiempo y solías ser feliz con él, ten en cuenta que simplemente puedes estar pasando por una mala racha. El estrés y los altibajos de la vida nos pueden afectar de maneras que no siempre nos damos cuenta, así que un buen primer paso puede ser hacerle seguimiento a tus síntomas, dieta, estilo de vida y emociones en un diario o con la ayuda de una práctica aplicación de seguimiento de la regla.

5. ¿Y ahora qué?

¿Existe un mejor método para ti o estás list@ para quedar embarazad@? Si no sabes la respuesta a estas preguntas, ¿tienes un método de respaldo que puedas usar mientras resuelves todas tus dudas?

Si sientes malestar o en general ya no estás satisfech@, puede tener sentido dejar de usar tu método. Pero si todavía no estás list@ para tener un bebé, es importante tener un plan para prevenir el embarazo en el futuro. La herramienta de comparación de Bedsider te permite comparar diferentes métodos en términos de su efectividad, efectos secundarios, costo y otros factores. Recuerda que puede tomar algunos días para que ciertos métodos comiencen a ser efectivos, así que si te cambias a alguno de estos, ¡ten un método de respaldo a la mano y no te olvides de usarlo!

Después de quitarme el DIU, necesité un poco de tiempo para reevaluar qué métodos quería usar a largo plazo. Mientras tanto, decidí usar preservativos, un método que en mi opinión es confiable, ampliamente disponible y fácil de acordarse de usar. Aunque al principio me encantó el DIU por su facilidad y efectividad, al final simplemente ya no se ajustaba a mis necesidades. A medida que nuestras vidas cambian, nuestras necesidades de anticonceptivos también pueden cambiar. Cualquiera que sea tu caso particular, te mereces el mejor método para ti. Así que sal y consíguelo.

Claire Tighe es una escritora que ha publicado artículos en The Village Voice, Bitch, Rewire, Belt Magazine y otras publicaciones. No hace más sino hablar de anticonceptivos a donde quiera que vaya. Lee más en clairetighe.com o síguela en @ecofeminismo.

add new comment